Tratamiento Facial con Hifu

Una de las últimas novedades para remodelación corporal y lifting facial son las ondas HIFU, por sus siglas en inglés que significan ultrasonidos localizados de alta frecuencia

Se trata de ultrasonidos de alta intensidad que permiten concentrar toda su energía generando un efecto lupa sin afectar a los tejidos más superficiales de la epidermis. Al respetar las capas superficiales de la piel es un tratamiento no invasivo y que no requiere de ningún período de recuperación. Es una técnica de tratamiento alternativa a la cirugía clásica.

Este ultrasonido es una tecnología que emite una vibración mecánica que, mediante choques moleculares, genera calor. Asimismo, tiene la capacidad de producir temperaturas intradérmicas hasta de 65 grados centígrados, sin lesionar ningún tejido adyacente, ge-merando así la energía de activación necesaria para producir la re naturalización del tejido conectivo.

Los ultrasonidos se pueden usar con total seguridad sin causar ningún tipo de perjuicio.

Hoy hablaremos sobre el tratamiento facial con este equipo y la semana que viene les contaremos todas las ventajas en los tratamientos corporales.

El HIFU, realiza, principalmente, un efecto lifting y tensado de la piel del rostro produciendo:

-Un proceso de reparación que produce nuevo colágeno.

-Eliminación de las arrugas

-Elevación del óvalo facial

-Rejuvenecimiento de la piel

-Disminución de las patas de gallo

-Aumento del volumen en mejillas

-Reafirmación de los tejidos

-Unificación del tono facial

-Reducción de la grasa bajo el mentón

-Elevamiento de las cejas.

-Disminución en las ojeras.

Los resultados son equivalentes a los que se consiguen con la realización de un lifting.

Por lo general, el HIFU se recomienda a hombres y mujeres de 30 años en adelante, que tengan laxitud leve a moderada de la piel, así como con cejas, párpados y contorno orbicular caído.

Desde la primera sesión, se notarán resultados. Sobretodo tensado y mejora de la densidad del tejido. El colágeno tendrá un tiempo de reestructuración aproximado de 21 días, cumplido este tiempo, la cantidad de colágeno regenerado irá en aumento. El resultado completo se ve a los 2-3 meses, y con buenas expectativas de resultados a largo plazo, incluso después de 6 meses.

La duración de la sesión  dependerá  de la zona a tratar. Habitualmente dura entre 30 minutos y una hora.

Una vez finalizada la sesión,  se puede realizar cualquier actividad cotidiana.

Lo normal es no sentir dolor si bien, dependiendo de cada persona, puede notar una ligera molestia momentánea.

Son varias las contraindicaciones del Hifu, aunque prácticamente las mismas que las de un tratamiento de Radiofrecuencia o cavitación.

Pese a que no es el único equipo que ofrece estos resultados, sí es el que tiene mejores acabados y brinda los avances más notorios, resolviendo problemas relacionados con la edad desde la primera sesión, sin que el cliente tenga dolor o deba hacer reposo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *